EPELETA, en Lerkundi, Navarra: paraiso de la chuleta.

Cuando vi a Imanol Arias y Juan Echanove meterse un chuletón del Epeleta en su programa “Un país para comérselo” decidí inmediatamente que en mi próximo viaje a Navarra haría un hueco para visitar el local.
Después de un viaje de casi 600km y una reunión de trabajo en Pamplona, llegué con cierta hambre al ASADOR EPELETA, donde me recibió una amable camarera y me dijo: “Siéntate donde quieras”. Tengo que decir que, cuando llamé para reservar, dos semanas antes, me cogió el teléfono Laura, la mesonera, y me dijo: “ven con hambre!”
El restaurante está sito en un pueblo de Navarra, a 33 km de Pamplona, camino de Donostia por la autopista. Fácil y cómodo de llegar. La casona, preciosa, invita a imaginar lo que te espera.
Pedí, simplemente,  una ensalada y una chuleta.
Lechuga fresca y cebolla aliñadas en su punto hicieron de aperitivo mientras esperaba mi chuleta a la brasa.
Al poco, me trajeron mi preciado manjar sobre una fuente caliente, ya cortada y sin hueso, lo cual me sorprendió. 
La carne estaba exactamente en el punto perfecto. Tierna por dentro, no muy hecha, y tostadita por fuera con su sal gorda realzando la brasa.
Para acompañar pedí un Emilio Moro que cumplió sobradamente su papel, como era de esperar. No pude con la botella. Era cuestión de compartirla…
Para ayudar a terminar el buen caldo que tenia sobre la mesa, pedí un plato de queso del terreno -de postre- que me sirvieron acompañado de dulce de membrillo.
Un buen café y a la marcha.
Todo perfecto.
Ahora a proseguir viaje a San Sebastián…
ASADOR EPELETA
Lerkundi, Navarra.
Precio: 100,-€
PUNTUACIÓN: 7/10

CAN PAU TORRENS, en San Joan Despí, cocina tradicional catalana.

En San Joan Despí, al sur de Barcelona, todavía podemos encontrar una tradicional masía catalana donde disfrutar de la mas pura cocina tradicional.

A base de  los más puros ingredientes y con técnicas culinarias de antaño, pero provista de una moderna cocina industrial, está Tradicional Masía ofrece un oasis de sosiego y tradición al visitante, en medio de la gran metrópoli industrial y comercial que es Barcelona.

En esta ocasión pudimos disfrutar de las típicas Habitas a la Catalana, Buñuelos de Calabaza, Peus de Porc y Mel i mató de postre o un fantástico Coulant de Chocolate para terminar.

Después tienes ocasión de relajarte en la terraza, tomándote un buen café y un Gin Tonic al calor de ese sol mediterráneo.

CAN PAU TORRENS
San Joan Despí.
PRECIO: 50,-€
PUNTUACION: 7/10

FÁBRICA DE CERVEZA MORITZ. Un alto en el camino para degustar cerveza natural, recién hecha.

Después de una larga jornada laboral, bien vale la pena hacer una pausa para degustar esa cerveza recién elaborada, en la antigua Fábrica de Cerveza Moritz, en Barcelona.



La antigua fábrica de cervezas Moritz, que funcionó entre 1856 y la década de los 70, ha abierto al público convertida en un centro gastronómicocultural y de ocio, tras una reforma dirigida por el arquitecto francés Jean Nouvel que ha costado más de 30 millones de euros.



Jean Nouvel explicó en su día el proceso de transformación que, por encargo de la familia Moritz, ha llevado a cabo en los 4.500 metros cuadrados de las tres fincas de la ronda de Sant Antoni, en pleno centro de Barcelona, que fue la antigua fábrica. El arquitecto ha definido su trabajo como la “resurrección de la cerveza en Barcelona en un contexto de arqueología industrial que pretende ser un punto de en encuentro para todos los barceloneses”.


La Fábrica Moritz Barcelona (FMB) alberga una cervecería, donde se fabrican a los ojos del público 60 hectolitros anuales de cerveza fresca sin pasteurizar, dos restaurantes, uno de ellos de alta cocina, y un bar de vinos, donde se puede degustar y comprar por gramos hasta 400 vinos de calidad gracias a una innovación tecnológica desarrollada por la propia Moritz. También alberga una tienda Moritz, una microcervecería, un museo, un aula gastronómica y diversos espacios polivalentes para exposiciones y conferencias que se ubican en las antiguas bodegas de fermentación del siglo XIX.





La rehabilitación de la cervecera, que ha durado diez años, ha supuesto para el arquitecto Nouvel trabajar y conservar paredes de más de 150 años y también los tanques de hormigón armado fabricados en los años 20, pasillos de trabajo y bodegas con “volta” catalana únicas en Barcelona. Con un juego de luces y colores cálidos, Nouvel ha combinado los elementos antiguos con la modernidad para convertir la antigua fábrica en “unos espacios de microplaceres”, según lo ha definido él mismo.





El director gastronómico del espacio es el afamado chef Jordi Vilà, que ha mostrado su confianza en que pueda trasladar en un futuro su restaurante “Alquimia” a la FMB. La oferta gastronómica del nuevo recinto de ocio barcelonés se basará en cartas que combinarán los platos de tradición catalana con platos típicos alsacianos, la región centroeuropea de donde proviene la familia Moritz, que se instaló en Barcelona en 1851 y empezó a producir su cerveza barcelonesa cinco años más tarde.





CASA CALVET; En Barcelona, cocina de autor al más puro estilo regional.

Una buena amiga virtual, a la que tuve el honor de conocer por casualidad los primeros días de mi facebook, me ha indicado, virtualmente también, una ruta de gozo y disfrute de la Barcelona central que me ha dejado sin palabras.

Confiado, he seguido sus sugerencias sin dudarlo -ya que la he seguido en su blog y sé cuál es su filosofía de vida- y no he encontrado pero alguno…Me tiene calado.

Esta vez he preferido un hotel del “centro” pese a que, por mi trabajo, sería más cómodo el extraradio (y mas barato…o no).  Me hospedo en el NH PODIUM de la calle Bailén, que es un hotel acogedor, con personal atento, y situado en el eixample dret.

En el mensaje que me envió mi amiga Vero, me hizo hincapié en Casa Calvet

CASA CALVET está instalado en un edificio obra de un muy temprano Gaudí, por encargo de la viuda del Sr. Calvet, industrial textil e icono de la industria catalana de principios del XX. Como la mujer no quería destacar demasiado, le dijo al arquitecto que fuera comedido en su obra. Y lo fué. Pero aprovechó para experimentar con nuevas técnicas e ideas.

El resultado es un local “industrial” que aprovecha el cocinero para explayarse. Paquita Castro es un sol. Esta experimentada sommelier/maitre te mantiene al día y te hace mucho mas llevadera una comida de este nivel en solitario. Qué mas nos gustaría que poder compartir estos placeres. Pero todo el mundo está muy ocupado y, al final, debo disfrutarlos solo…que tampoco está nada mal.

El menú Barcelona me parece suficiente, y lo es.

Las Chuletitas de Lechal Empanadas con Pistacho y el Canelón de Verduritas de Temporada, una delicia.

Ahora toca un paseo por El Raval…

San Pedro con Fetuccini Nero di Sepia

CASA CALVET
Calle Casp, 48, Barcelona.
PRECIO: 60,-€
PUNTUACIÓN:  8/10