RESTAURANTE AZAFRÁN, un hallazgo en Villarrobledo.

El actual emplazamiento de la ciudad data del siglo XIII aunque en su término existen vestigios de asentamientos paleolíticos, de la Edad del Bronce, prerromanos, romanos, hispanomusulmanes y bajomedievales. En el siglo XV recibió el Privilegio de Villazgo en dos ocasiones (Hacia 1440 y en 1476) y, en 1929, el rey Alfonso XIII concedió a Villarrobledo el título de ciudad gracias a la mediación del político y periodista villarrobledense Graciano Atienza Fernández. Es conocida por eventos multitudinarios como el Carnaval, la Semana Santa o el Festival Viña-Rock, aunque su nombre alcanzó resonancia nacional en circunstancias más trágicas; principalmente, cuando en sus cercanías se libró, el 20 de septiembre de 1836, la Batalla de Villarrobledo dentro de la Primera Guerra Carlista, también durante la Huelga Revolucionaria de octubre de 1934 en que los insurrectos lograron hacerse con el control de la ciudad y durante varios días resistieron a las fuerzas de Orden Público ocasionando varios muertos, o en la Guerra Civil Española.

No tenía pensado parar aquí. Pero me alegro muchísimo de haber decidido hacer este alto en el camino ya que así tube la oportunidad de conocer el Retaurante Azafrán y a su Cheff, Teresa.

Desde que entras te sientes bien. La decoracion resulta sencilla pero acogedora y el trato es absolutamente cariños. Hay sonrisas que valen un montón!
Las Cortezas a la Miel hacen mas llevadera la espera de los platos demandados.

El Ajopringue, especialidad a base de higado de cerdo, ajo, piñones….resulta contundente y delicioso.

Es imposible no mojar pan con este plato.

 
De la Orza, nos ofrecen este fantástico Lomo sobre lecho de Tomate y All i Oli.

Y yo me empeñé en probar la Ensalada de Perdiz en Escabeche. Riquísima!

Después una perfecta Carrillada con Panceta Ahumada
Todo remojadito con una selección de caldos del terreno que eligió por mi Teresa y que, por supuesto, fueron todo un acierto.
RESTAURANTE AZAFRÁN

Av de los Reyes Católicos, 71 02600 Villarrobledo
967 14 52 98
PRECIO: 45,-€
PUNTUACION: 8/10

RESTAURANTE EL PLANETA, las mejores sardinas que puedes probar, en Gijón.

Gijón (en asturiano Xixón) es una ciudad española, con la categoría histórica de villa,[4] capital del concejo del mismo nombre.[1] Está situada en la costa del Principado de Asturias, comunidad autónoma de la que es su municipio más poblado con 277.559 habitantes (INE, 2011).

Gijón es, además, una parroquia del concejo, cuya única entidad singular de población es la localidad homónima, Gijón, que es la ciudad más poblada del Principado de Asturias.

Hasta fechas recientes, había sido una población eminentemente industrial, lo que había favorecido su gran desarrollo y crecimiento a lo largo del siglo XX; no obstante, durante los últimos años la crisis de la siderurgia y el sector naval ha supuesto su reconversión en un importante centro turístico, universitario y de servicios.

Ya en el siglo XX, con el estallido de la Guerra Civil, el 18 de julio de 1936, la ciudad quedó del bando republicano, formándose el Comité de Guerra de Gijón de preponderancia anarquista, mientras que el ejército, concentrado en los cuarteles de Simancas y El Coto se unió al alzamiento, siendo eliminada su resistencia a mediados de agosto. Posteriormente la villa fue la capital del Consejo Interprovincial de Asturias y León —que se acabaría declarando soberano convirtiéndose en el Consejo Soberano de Asturias y León— hasta la ocupación de la ciudad el 20 de octubre de 1937 por las tropas del general Franco.

En esta fantástica ciudad del norte de España podemos disfrutar de varios restaurantes que destacan sobretodo por la magnífica materia proma que les proporciona el Mar Cantábrico. En la recepción del hotel nos recomendaron EL PLANETA, y repetimos dos dias!

En la parte más antigua de Gijón, la que forma una peninsula y la que tiene mas encanto, podemos encontrar varias sidrerías donde hacernos un aperitivo.

Es típico, por la tarde, salir a tomar unas sidrinas junto al puerto y, si el tiempo acompaña, esto se hace en la calle.

En El PLANETA, acababan de llegar las primeras Sardines de la temporada. Grandes y hermosas. Llenas de Omega 3, que falta nos hace. Jamás habia probado unas sardinas tan buenas, de verdad!

La Ventrisca de Bonito fresquísima y a la plancah fué un verdadero placer. Vale la pena pagar lo que vale, aunque sólo sea por probarla…
El servicio, muy amable y atento en todo momento.

 Y como colofón a la magnífica cena, la tara Gijonesa, obra de El Pepo, gerente de la Heladeria Islandia, hecha a base de nata, Helado de Turrón y Azucar Quemado. Una ve
rdadera delicia que me hubiera gustado llevarme a casa.
El local, sencillo y acogedor, va muy bien con el entorno.

Como digo, al dia siguiente volvimos a cenar y a repetir Sardines

Y probamos tambien el Bonito al Ajillo, muy rico.
EL PLANETA
Transito de las Ballenas, 4, Gijón
PRECIO: 25,-€
PUNTUACION: 7/10

GASTROMIUM, un gran descubrimiento en Sevilla!

Sevilla cuenta con 703.021 habitantes (INE, 1 de enero 2011),[4] siendo la cuarta ciudad de España por población después de Madrid, Barcelona y Valencia, y la 31.ª de la Unión Europea. El municipio tiene una extensión de 140,8 km2.[5] El área metropolitana de Sevilla está compuesta por 46 municipios e incluye a una población de 1 519 639 habitantes (INE, 2011), ocupando una superficie de 4 900 km2.[6]

Su casco antiguo es el más extenso de España y uno de los tres más grandes de toda Europa junto a los de Venecia y Génova, con 3,94 kilómetros cuadrados, siendo su casco histórico uno de los más grandes de España[7] (nótese la diferencia entre casco antiguo, que sólo incluye la zona histórica anterior a la Revolución Industrial, y casco histórico, que abarca estadios posteriores). Su patrimonio histórico y monumental y sus diversos espacios escénicos y culturales la convierten en una ciudad receptora de turismo nacional e internacional. Entre sus monumentos más representativos se encuentran la Catedral; que incluye la Giralda, el Alcázar, el Archivo de Indias y la Torre del Oro, siendo los tres primeros declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco de forma conjunta en 1987.

Con la celebración de la Exposición Iberoamericana de 1929, la ciudad experimentó un gran desarrollo urbanístico marcado por la edificación de parques y edificios proyectados para dicho evento, como el Parque de María Luisa o la plaza de España. La Exposición Universal de 1992 dejó como legado en la ciudad una importante mejora de la infraestructura, principalmente en las comunicaciones terrestres y aeronáuticas, especialmente con el acceso ferroviario del AVE a la estación de Santa Justa. Asimismo, el área de la Expo de 1992 se adaptó como sede del Parque Tecnológico Cartuja 93, sedes de la Universidad de Sevilla y el parque temático y de ocio Isla Mágica.

Sin embargo, y pese a la importancia de esta ciudad, es difícil, según mi experiencia encontrar un sitio donde comer realmente bien (como a mi me gusta).

Pero en mi último viaje al Sur tuve la gran suerte de toparme con este restaurante: GASTROMIUM.

Todo un descubrimiento, muy cerca de mi hotel habitual en la ciudad andaluza. Con decoración minimalista, con mucha luz y espacio, los camareros resultan ser magníficos consejeros.

La carta, como veis, resulta realmente sencilla e invita a probarlo todo.

Miestras espero, me traen de aperitivo unas Patatas Aliñás, con Huevo.

Después, la Lasaña Fría de Boquerones: un espectáculo!!!

Tomate, patata, pimiento y boquerones entre capas de pasta fresca y fria, bajo una capita de salsa Romescu. Realmente deliciosa!

Para luego seguir con un Ajoblanco con granizado de frutos rojos…

Con cebollino.

La Hamburguesa de Novillo con Cheddar, pequeñita pero contundente. Llena de sabor, un placer para los sentidos…

Y de postre: Leche con Galletas. Una copa llena de galleta en polvo, helado de crema de chocolate y espuma de Leche con Galletas. Un delirio para los muy golosos.

Es Sevilla todos sabemos cómo aprieta el calor, así que no me dió tiempo a fotografiar el GT con líquido dentro…

GASTROMIUM
Ramón Garande, 12, Sevilla
PRECIO: 20,-€
PUNTUACION: 9/10

EL CANDIL, buen trato y mejor pescado en Gijón.

El Puerto local de Gijón, situado en el centro de la ciudad, constituye uno de los ejemplos más importantes de la ingeniería portuaria española. Su primera construcción se remonta al año 1480. Las diferentes actividades desarrolladas en el Puerto forzaron la construcción de sucesivas dársenas sobre la costa de poniente.

El Puerto Deportivo, en la actualidad, es un magnifico espacio que forma parte inseparable de la ciudad de Gijón, con excelentes instalaciones para el amarre de embarcaciones deportivas. Este enclave ofrece, también, al ciudadano y al visitante de Gijón numerosas actividades deportivas y lúdicas a lo largo de todo el año. Situado estratégicamente en medio de la Cornisa Cantábrica es parada indispensable para todas las embarcaciones con rumbo al Atlántico y al Mediterráneo.

Muy cerca del puerto, encontramos un restaurante conocido localmente por su buen hacer y magnífico trato. Nos lo recomendó ya hace un par de años la encargada del hotel y hemos querido repetir, ya que salimos muy contentos…

Esta vez, Jose Luis nos sorprendió con una rica Ensalada de Puerros, con vinagreta, ajitos y pimientos.

Después nos dio a elegir entre un Lenguado Fresco a la Plancha…

…o un Rodaballo al Horno.

Y, claro, elegimos las dos opciones!!
Tratándose de la cena, decidimos no tomar postre, esta vez y nos salimos a la terraza a disfrutar de la magnífica noche de junio, mientras degustábamos el gintónic de rigor.
EL CANDIL
C/ Numa Guilhou, 1, Gijón
PRECIO: 50,-€
PUNTUACION: 7/10

CASA CRISTINA, un paraíso para los buenos comedores, en Tellego (Oviedo)

Los monjes Máximo y Fromestano, fundadones de la ciudad en el año 761 , crearon una explotación agrícola de carácter monástico. Aquel primer establecimiento se completaría pronto con una pequeña iglesia bajo la advocación de San Vicente.

El rey Fruela, cuarto de la monarquía asturiana, fue el primer impulsor decidido de la ciudad con la construcción de un palacio y una iglesia cercanos entre si. Fruela eligió el lugar como residencia de Munia, su mujer, y en él nació su hijo Alfonso II, conocido como “el Casto”.

A la muerte del rey Fruela sube al trono el rey Aurelio (768-764), primo suyo. Se suceden después los reinados de Silo (774-783), Mauregato (783-788) y Bermudo (788-791) antes de que Alfonso II El Casto suba finalmente al trono que ocupará durante 51 años de excelente gobierno.

Alfonso II El Casto (791-842) translada la corte del reino a Oviedo. Bajo su reinado se descubre el sepulcro del Apóstol Santiago en Compostela de Galicia y crea entonces el Camino de Santiago, fenómeno capital en la historia de la ciudad.

Cómo no, es visita obligada para cualquier aficionado a la buena cocina la del mercado. La existencia de un mercado para la venta de frutas, verduras y carnes ya aparece recogido en las Ordenanzas del Concejo de Oviedo durante el siglo XIII. En la Navidad de 1521 Oviedo sufre un gran incendio. El 10 de Septiembre de 1523 el Emperador Carlos V, para superar la crisis local derivada del incendio concede a Oviedo un mercado franco, a celebrar todos los jueves a partir del mes de enero de 1524. Este mercado se celebra en la zona del Fontán, lugar ocupado por una antigua laguna desecada, siendo su último vestigio el actual Caño del Fontán.

El Mercado El Fontán desarrolla su actividad en la Plaza 19 de Octubre de Oviedo, entre las calles Fontán y Fierro, en el lugar ocupado por el antiguo Colegio de San Matías ( P. Jesuitas) y contiguo a la actual Iglesia de San Isidoro.

El edificio fue diseñado por el arquitecto Javier Aguirre en 1882, finalizando su construcción en 1885, y está incluido en el catalogo de edificios protegidos del Ayuntamiento de Oviedo. En el año 1994 se produce la rehabilitación integral del edificio, creándose la empresa Mercado El Fontán S.A., que obtiene del Ayuntamiento de Oviedo una concesión administrativa para la explotación del antiguo mercado municipal.

Llegados al momento de elegir qué comprar, optamos por los ingredientes necesarios para una buena fabada y un pedacito de Queso de Cabrales. Aunque la oferta es mucha mayor.

La amabilísima tendera del puesto de quesos nos indicó dónde debíamos ir a comer.

A partir del año 2006 Mercado El Fontán S.A. se encarga también de la gestión del mercado exterior y del rastro dominical…

Salimos del mercado la mar de contentos siguiendo las indicaciones de nuestra quesera preferida, y nos disirgimos a las afueras de Oviedo, por la autopista, hacia león, la primera salida, hasta llegar a Tellego. El GPS se perdión, pero valió la pena.

Una vez llegados a Tellego, nos sorprendes las impresionantes vistas del valle de lo alto de la montaña donde está situado el restaurante Casa Cristina.

Siguiendo las indicaciones, una vez mas, de nuestra amiga del mercado, pedimos dos menús: Por un lado Fabada y Pitu y, por  otro, Pote y Cabritu.

La fabada espectacular, nos comimos tres platos cada uno.

Del Pote, lo mismo. Qué sabor!!!

Durante la comida, acompañaban vistas increibles. El tiempo, algo nublado ayudó a termiar con las viandas…

Unas sidrinas y a seguir…

El Cabritu, de carne tiernísima, acompañado, como manda la tradición de pimento rojo y patatinas.

El Pitu, pollo de Corral de excelente sabor y textura.

De postre Jaime se pidió el Arroz con Leche, postre tradicional de la región.

Yo, como buen valenciano, no concibo el arroz y la leche juntos, así que opté por el Flan.

El restaurante dispone de una terraza espléndida donde disfrutar de las vistas y de la comida.

Y el entorno es perfecto para una buena sobremesa.
CASA CRISTINA
Tellego, oviedo, Asturias.
PRECIO: 15,-€
PUNTUACION: 10/10

RESTAURANTE LA ADUANA, sorprendente en el puerto de Valencia.

Tras ser elegida para acoger la 32ª America’s Cup en 2007 y convertirse así en la primera ciudad europea de la historia que recibía el evento, Valencia volverá a ser sede de la 33 edición del trofeo deportivo más antiguo del mundo también en 2010.

Situada en la costa mediterránea española, Valencia disfruta de unas condiciones incomparables para la práctica de la navegación a vela. Ese fue uno de los pilares que provocaron su elección como sede para la 32ª America’s Cup. Tras esta designación, se crearon en Valencia unas infraestructuras específicas para el evento, inéditas en el mundo y que permanecen como legado de la primera visita de la America’s Cup a la ciudad del Turia. La tradición marítima y la impresionante capacidad organizativa que demostró para el evento de 2007 son otros dos factores que hacen de Valencia el lugar ideal para acoger la America’s Cup por segunda ocasión consecutiva.

Valencia es la capital de la Comunidad Autónoma homónima, y es una de las ciudades europeas de mayor crecimiento. Se trata de una capital histórica, dinámica, moderna y emprendedora, en la que la familia de America’s Cup, el público y los aficionados disfrutaron de los beneficios de una zona especialmente creada para este evento: el Port America’s Cup. Después de trabajar en el desarrollo del Port America’s Cup, el Consorcio Valencia 2007 fué designado por la Société Nautique du Genève (SNG) para organizar el evento de la 33 America’s Cup y su comunicación

Una vez termindas estos eventos, las infraestructuras creadas quedaron para uso y disfrute de Valencianos y visitantes.

En el puerto de Valencia, justo en la Plaza de la Aduana y junto a la antigua aduana de entrada de mercancias del mismo, se situa el Restaurante LA ADUANA.

A pesar de que llevas ya muchísimos años funcionando, tras su remodelación con motivo de los eventos náuticos del 2007, el local adquiere una nueva dimensión.

Dotado de una magnífica terraza justo enfrente del mar, ofrece cocina típica de la zona elaborada y presentada de forma particularmente deliciosa.

Los Huevos rotos con Jamon Ibérico y Alcachofas son todo un manjar que nos podíamos perder.

Servidos en sartén particular, el huevito en su punto para poder disfrutar plenamente de tan maravillosa delicatessen.

Un Sólo de Aranleón acompañó a la perfección el menú elejido.

Después un sugerente Crujiente de Rabo de Toro, emvuelto en pasta de arroz y acabado al horno, con su salsita, para regocijarse aún más.

Y como final del primer tiempo, nos prepararon un magnífico Arroz meloso de Cigalitas con Boletus.

Esas cigalitas frescas de la playa de Valencia!!!

De postre, mi debilidad.
 Tres chocolates que supieron a poco….

LA ADUANA
Plaza de la Aduana, Valencia
PRECIO: 45,-€
PUNTUACIÓN: 7/10


L´ESBARDAL, frente a la lonja de Moraira, pescadito fresco.

Moraira es un tranquilo municipio de la Costa Blanca con una importante red de servicios turísticos activa durante todo el año. La orientación de la costa y la posición de las montañas de su entorno permiten un microclima que garantiza una temperatura media anual de 18 grados. Moraira es un antiguo enclave de pescadores y puerto de embarque de uvas pasas producidas en el municipio. Gracias al turismo ha devenido una pujante zona comercial dotada con toda clase de servicios para los miles de visitantes que eligen esta zona para disfrutar de sus jornadas de descanso. Todo el núcleo, en general, es un moderno y magnífico escaparate comercial capaz de satisfacer cualquier exigencia. Su encanto reside en haber crecido de forma espectacular sin dejar de lado su especial sabor a típico puerto pesquero. Prueba de ello es la subasta de pescado que se celebra de martes a domingo en la Lonja.

Los 8 km de costa con que cuenta ofrecen al visitante posibilidades de bañarse en playas de arena fina, de rocas; en calas o en playas abiertas; todas ellas con calidades que las han hecho acreedoras de la Bandera Azul de la Comunidad Europea. Haciendo un recorrido por la costa nos encontramos con La Cala, pequeña playa rocosa de aguas transparentes, poco frecuentada debido a su difícil acceso (por mar o andando por el barranco). En barco podemos dar la vuelta al Cabo (Cap d´Or), hasta encontrar la Playa del Portet, pequeña ensenada en forma de concha recogida y de aguas cristalinas que se convierte en un magnífico escenario para tomar un baño tranquilo. Cuenta con servicios de restauración, lavapiés, aparcamiento y Cruz Roja. Desde allí mismo podemos iniciar la subida a la torre-vigía del Cap d´Or.

En Moraira, paseando por la calle Dr. Calatayud, llegamos hasta la Iglesia parroquial de la “Mare de Déu dels Desamparats”. construida entre 1875 y 1878 fue reformada en varias ocasiones, siendo la más reciente en 1989. Continuando hasta la calle Almacenes, empieza la parte más antigua y pintoresca para seguir por las calles Playas y Mar desde donde desembocamos al “margenot”, antiguo muro de contención que protegía las viviendas de los pescadores los días de mala mar y que dominaba una pequeña playa hoy desaparecida por la construcción del Club Náutico. Podemos observar esa necesidad de protección todavía en algunas fachadas donde las ventanas se encuentran a una altura inusual. Nos dirigimos por la placeta la sort hacia la Ermita de la “Mare de Déu del Carme”, situada frente al Castillo. El antecedente de esa ermita fue una capilla ubicada posiblemente en el interior del mismo.

En Moraira los agricultores y pescadores siguieron durante generaciones una dieta de calendario, por ello, cada época, festejo o estación estaba supeditado a un evento culinario distinto. El visitante encontrará una riqueza gastronómica que le hará recordar el lugar. Un arroz meloso de pulpo, un “arroz de senyoret”, una cazuela de arroz al horno o un arroz a banda, tienen sin duda algo que sabe a tradición. Moraira, como parte de la Marina Alta, goza de una gastronomía sin igual dentro de la Comunidad Valenciana debido a que recibe influencias tanto del mar como de la montaña. Por ello, además de las innumerables recetas de arroces, ofrece un sinfín de pescados, mariscos y guisos y un gran número de recetas cuya base puede ser la carne, la caza y los productos del campo. El Putxero de Polp, les coques amb tomaca, son platos típicos de esta tierra.

Un lugar apropiado para probar la gastronomía de la comarmar es, sin duda, L´Esbardal. Un restaurante situado justo en frente de la lonja del pescado, en el mismo puerto, y donde encontramos los mas frescos pescados del día, perfectamente preparados y en su justo precio.

Esta vez, mi amigo Fernando y yo degustamos una Ensalada Fresca para empezar y abrir el apetito, que ya esta bastante abierto, de hecho…

El Pulpo Asado resultó una muy grata sorpresa. Pescado esa misma mañana no podía ser mas fresco y la preparación y presentación perfectas no superaron su sabor, exquisito.
Las SArinas a la Plancha del Mediterráneo, no se pueden comparar con las del Cantábrico en tamaño, pero si en sabor. Estas estaban perfectas!

Despues, un paseito por el pueblo para rebajar la comida y un buen Gin tónic en cualquiera de los innumerables locales de Moraira. Seguro que no te defrauda.
L´ESBARDAL
C/ Mar, 13, Moraira
PRECIO: 25,-€
PUNTUACIÓN: 8/10