EL MARINO, cocina tradicional de la Marina, en Denia.

Dénia es, sin duda, una de las ciudades mas completas de la Comunidad Valenciana. Lo tiene todo. Tiene mar, con un puerto pesquero realmente importante y un trasiego de pasajeros hacia las islas que ha hecho de esta ciudad punto de partida indispensable para cualquier viaje a Ibiza.

Tiene también montaña, castillo, comercio, una infraestructura turística envidiable, un clima perfecto…no en vano es uno de los destinos turísticos mas importantes del Mediterráneo.

Pero, además, tiene una de las ofertas hosteleras mas importantes de España, la mayoría relacionadas con el pescado fresco y los arroces que, aquí, preparan con maestría en muchísimos establecimientos.

Hoy hemos elegido El Marino.

Los Erizos, crudos y limpios, son una delicia difícil de encontrar en otras ciudades. Aquí abundan y vale la pena disfrutar de este manjar, de vez en cuando.

Una docena de estos deliciosos bichitos vale 11,-€. No está mal.

El Marino tiene dos locales en Dénia. Uno en la Playa de la Marina y otro frente a la terminal de pescadores.

Y, claro, con esa privilegiada situación, el género es siempre de lo mejor. Esas gambas rayadas son lo más sabroso del planeta. A mi, por lo menos, me chiflan.

Otra especialidad de la casa: el Pulpo Seco. Buenísimo.

Unas sardinitas del Mediterráneo…frescas y sabrosonas.

Y, cómo no, la tarta de queso casera, con base de galleta. Muy rica.

Manolo recibe también nuestro distintivo, para que todo el el por allí pase sepa que se come bien.

Y, aprovechando que estmaos delante de los pescadores, aprovechamos que llegan a las 17:00 para acercarnos al POSIT de Dénia y llevarnos cositas buenas, frescas y a buen precio.

Erizos recién recogidos…

Gamba rayadas, mediana, recién pescada. Súper fresca. Ésta, a la plancha, es un verdadero lujo que hay que disfrutar, de vez en cuando…

EL MARINO
http://www.elmarinodenia.com/
Plaza del Oculista Buigues, 4, Dénia
PRECIO: 35,-€
PUNTUACION: 7/10

LA SALITA: el placer de disfrutar de la genialidad cercana, en Valencia.

Begoña lleva ya muchos años haciendo gozar a sus clientes, pero ha sido necesario que ganara el primer Top Chef, en la tele, para que algunos nos diéramos cuenta de que en Valencia tenemos a muchos de los mejores cocineros de España. Por desgracia, esta mujer en Madrid, Barcelona o Donosti, sería una diosa. Una diva alabada por todos, digna de reverencias a su paso por la calle.

Pero, en Valencia, todo pasa, nada queda, se hace camino al andar…y, a pesar del reconocimiento televisivo, ella echa en falta algo mas…Como tantos otros genios. Los cuatro que forman el” A Ocho Manos”. Son cuatro cocineros geniales que, por no sé que extraña confabulación mediática, no están en el top ten de la cocina española, donde siempre andan los mismos revoloteando alrededor de los críticos al uso y los michelines de turno…

Bueno. a los hechos. Despues de un crujiente aperitivo nos sirven el pan calentito. Yo elegí el de hinojo y cardamomo que me lo dió a probar Jesus Machi y me gustó.

El local, pequeño y acogedor, no estaba previsto para este éxito, Pero tiene su encanto. Precisamente ese.

Los platos, preciosamente preparados, no te defraudan a su paso por boca.

La ensalada de salazones y encurtidos, con una presentación que da pena comérsela pero luego te alegras de haberle hincado el diente…

El Arroz de Marisco con Salmonete, perfecto.

Un Granizado de Gintonic (!) para rebajar y preparar para lo que viene.

Mollejas de Cordero con alcachofas y crujiente de alcachofa…delicioso!

Rabo de Toro. Esto el algo que llevo tiempo buscando: un Rabo de Toro como Dios manda….pero en esta ocasión, La Salita me lo da deshuesado y con cacahuetes masala y coronado en mesa con su jugo.

Y, de postre, un espectacular turrón de castañas con cobertura de chocolate y bolitas de yougurt.

Sin duda, Begoña y su equipo se merecen el reconocimiento del Club de los Buenos Comedores. Y así se lo hacemos saber.

Tengo que decir que, como la mayoría de los grandes chefs, me sorprendió su modestia, naturalidad y simpatía. Se siente halagada con nuestro reconocimiento y con nuestros piropos hacia su cocina.

Sorpresa! Tenderete de dulces con galletas de gengibre, bombones y demás chuches…

Y, claro, luego un gintónic.

Salud!. No os lo perdáis.
LA SALITA
Seneca, 14, Valencia
PRECIO: 60,-€
PUNTUACIÓN:: 9/10

SAMSHA, fantasía de un genio en Valencia.

Hace ya algunos años que Victor y Ana presentan esta atrevida propuesta al público valenciano. Desde luego, todo el que tiene la suerte de caer en sus manos, no sale indiferente. El trato es exquisito, amable y muy agradable, y la cocina excepcionalmente original y deliciosa.
Nos sorprende, desde el primer momento, la decoración del local, que recuerda más a una disco de los setenta que a un restaurante.
Para empezar, Ana nos sirve unas piruetas de Gambas al Ajillo y unos Bombones de Aceitunas rellenas de Anchoa.
Canelón. A cada plato acompañan con su pan dedicado. Todo un lujo.
Panceta Vegetal, a base de Yuca, impresionante.
Cangrejo Real con Caviar de Manzana.
Atún con tierras varias.
Un buen Cava Rosado y buena compañía son imprescindibles para disfrutar de una buena comida.
Camut con pato y boletus. Todo un espectáculo de sabor y texturas.
Espuma de Mojito. Sorprendente.
Un De Nit para el Mediodia, no está nada mal.
Como postre, nos presentan esta Kriptonita con Chocolate.
Victor esculpe ciertos moldes con silicona líquida y crea verdaderas maravillas.
Después del café, nos saca estas magdalenas y bombones. Trapantojos que simulan las gambas al ajillo y los bombones del principio.
Los creadores se merecen nuestro distintivo, sin duda.
En esta pequeña cocina se apaña el artista para realizar sus creaciones.
Detalle del reloj de la cocina.
Para finalizar, un buen Gintónic en una terraza de la Avda. de Aragón.
SAMSHA
Plza. vicente Ros Belda, 4, Valencia
PRECIO: 55,-€
PUNTUACIÓN: 9/10