CASA DE AMANCIO, al final del camino de Santiago.

Debido a los horarios de algunas compañías aéreas, a veces, las llegadas a destino son a horas intempestivas para alguna cosa, siempre.
O son muy tempranas, o muy tardías. O a horas de comer, que llegas tarde a todas partes…
En esta ocasión el avión llegaba a Lavacolla a las 14:20. Entre unas cosas y otras, la hora de comer -sagrada por otra parte- se esfumaba sin haber probado bocado. Y, las opciones se ajustaban a algún establecimiento de infame comida rápida. Y no. Me niego.

Así que consulté a mi instinto y este me llevó a un pequeño establecimiento perdido en el bosque, dentro del camino de Santiago, donde, ademas de dar cobijo a los caminantes, también dan de comer. 

Al entrar, una fabulosa chimenea de piedra nos ofrece su calor, mientras nos diría¡dimos al comedor, también  uy rústico, para disponernos a dotar de alimento nuestros maltrechos cuerpos.
Un Revuelto de Hongos saciará nuestros primeras  ansias, con delicioso sabor que, mojado en pan gallego es otra historia.

Después optamos por un Cochinillo Asado crujiente y sabroso.

Todo remojado con un buen vino de Mencía, aconsejado por el camarero que nos dio muestras de ser un gran profesional.

Los postres…ya veis….
Para muestra un botón.

Un gran descubrimiento al que no creo que pueda evitar volver con cualquier excusa.
CASA DE AMANCIO
Lugar de Villamaior, 9, Santiago de Compostela.
PRECIO: 30,-€
PUNTUACIÓN: 9/10

ULTRAMAR by Pepe Vieira, junto al museo de Pontevedra.

Pontevedra es una ciudad tranquila. Casi todo el centro es peatonal y se conserva extraordinariamente  bien, por lo que pasear por sus calles resulta muy agradable, a pesar de que, en invierno, hace un frío que pela.
Infinidad de opciones nos ofrece esta ciudad, gastronómicamente hablando. sin duda, su privilegiada situación, hace que la oferta, tanto de productos del mar como del productos de la tierra, sea extensa y de gran calidad.
En esta ocasión, no acercamos al Ultramar de Pepe Vieira. Un local en los bajos el museo de la ciudad que hace las veces de “cafetería” del mismo y que comparte servicios con este, pero que dispone de un comedor interior, abovedado, con la cocina a la vista, que sorprende por su propuesta gastronómica.
La carta se divide en cuatro secciones, a cada cual más interesante. Siempre con productos de la zona y recetas originales.
Cocina fusión con productos autóctonos es la propuesta de pep Vieira en este local donde todo está a la vista.
Los Tomates masificados con Queso de Tetilla y Pesto son una delicia, perfectos para empezar.

El pan, acompañado de una mantequilla casera, es buenísimo.
Las Empanadillas Crujientes de Ternera Gallega se acompañan de una salsa de Pimientos de Padrón con un interesante punto picante…
Y, para rematar…
…una Chuleta de Ternera Rubia Gallega, en su punto.

 Finalizamos con una Tarta de Manzana a Modo Mío…
Distinta, dulce, golosa…

ULTRAMAR DE PEPE VIEIRA
Padre Amoedo Gargalo, 3, Pontevedra.
PRECIO: 50,-€
PUNTUACION: 8/10