MORGADINHA DE ALFAMA, entre calles empinadas en Alfama.

 Lisboa, esa ciudad llena de rincones, de viejos recuerdos, de nuevas experiencias a cada visita… 
Cada barrio de Lisboa es una aventura diferente.
Llenos de vida, de historia, de sabor y de música.
Alfama es uno de los más populares. Barrio de pescadores, crece desde el Tajo por la colina, con sus callejuelas enrevesadas, retorcidas y empinadas, donde los visitantes encuentran su recuerdo en cada esquina.
Paseando por estas estrechas calles adocuinadas, despacio y prestando atención a cada detalle, encontremos a viejas que ofrecen su licor de cereza casero, músicos que amenizan el recorrido con sus melodías y establecimientos donde descansar y comer que es, al fin y al cabo, lo que más nos gusta…
Morgadinha de Alfama es un pequeño restaurante con una preciosa terraza en el medio de Alfama, entre dos empinadas cuestas, al que llegas suplicando una cerveza.
Lo primero, una copita de Ginja, el licor de cerezas típico de la zona, para probarlo. Después esa cervecita fresca que apaga los calores provocados por las cuestas en verano.
Y seguimos con un fabuloso Povo Grelhado, con sus patatitas braseadas. Un pulpo entero a la brasa que está de muerte!
Y, como segundo me pedí un plato de Bacalhao a Brass, que me encanta. Los platos son muy generosos y el servicio muy amable.
El local conserva toda la esencia de la Lisboa tradicional, aunque con un aire algo mas actual.
Y el precio es ciertamente económico.
Después, bajamos dejándonos caer por la callecitas encantadoras, lentamente, hasta llegar a la orilla del río, para degustar un fresquito frente al Museo da Fado.
MORGADINHA DE ALFAMA
Rúa da Regueira, 44, Lisboa
PRECIO: 33,-€
PUNTUACIÓN: 7/10

APRAZÍVEL, fantástico descubrimento en Chiado

Uno de los mayores placeres de los que puede gozar el ser humano es pasear por Lisboa. 
Pasear sin rumbo y sin prisa por sus empinadas callejuelas, cruzarse con sus gentes, disfrutar de la música en sus calles y de los olores
 Pasear sin rumbo y sin prisa por sus empinadas callejuelas, cruzarse con sus gentes, disfrutar de la música en sus calles y de los olores

Desde Principe Real, bajando hasta Chiado, recorres calles llenas de locales con mucho encanto, donde cantan fado y sirven cataplanas, pero unos músicos callejero escondidos en un pasaje me llevaron hasta Aprazível.
Aquí, una amable señirita me invitó a probar su cocina y decidí aceptar.
Las Almejas en salsa verde estaban realmente ricas.
Pero lo que me dejó absolutamente absorto fue el Bacalhau au Brass.
Sabor, textura, presentación y cantidad. Lo tiene todo. Impresionante. Algún secreto tienen que no me quisieron contar, entre risitas…
El postre, un dulce típico Lisboeta, muy rico y goloso del que no recuerdo el nombre.
En definitiva, un buen sitio para perderse, cuando te pierdes por Lisboa.
APRAZÍVEL
R Garret, 19, Lisboa
PUNTUACIÓN: 7/10
PRECIO: 45,-€

CERVEJARIA RAMIRO

En Lisboa hay un local al que no debes dejar de ir. si vas por primera vez saldrán encantado. Y, a partir de ese momento, si te gusta el marisco, no podrás dejar de repetir cada vez que visites la ciudad.
Se trata de la Cervejaria Ramiro, un humilde local en la Calle almirante Reis, muy cerca del Chiado, entre Graça y Alfama, donde disfrutarás como un enano, sin lugar a dudas. 
Esta vez, Ramiro me ofreció este bichito, porque le faltaron los Percebes y los Santiaguiños… 
Para ir haciendo boca, mientras me preparaban la Centolla, Me jalé estas preciosa Cigalas a la Pancha, en su justo punto de sal y cocción.
Después, ya con el hambre mas calmada, pude gozar de este fabuloso majar, de una claidad excepcional y regado con cerveja a gogo, que para eso este local es una cervejaria…
No hace falta que las pidas. En cuanto ven el vaso vacío te traen otra.
Luego, relajación, café y copa (Black label en este caso) y un caprichito de Chocolate.
CERVEJARIA RAMIRO
Almirante Reis, 5, Lisboa
PRECIO: 50,-
PUNTUACIÓN: 9/10

BRASSERIE FLO, elegancia en los bajos del Hotel Tívol Lisboa.

Lisboa. Esa ciudad con un encanto especial a la que siempre apetece volver… 
Ademas de sus calles empinadas, revestidas de incómodo mosaico que hace cansino el caminar y ese paisaje casi desolado que parece que este apunto de desmoronarse, Lisboa, como todo Portugal, posee una cantidad de locales interesantes para deleitarnos con nuestro vicio de comer como ningún otro lugar, a un precio siempre increíblemente bajo.
En los bajos del Hotel Tívoli, mi preferido en esta ciudad, se encuentra la Brasserie Flo, un local lleno de lujo y glamour que invita a entrar.
La decoración, sóbria y elegante, el trato exquisito y la cocina muy cuidada nos proporcionan el merecido descanso después de una dura jornada de trabajo en el extranjero.

El menú estrella consta de delicatessen como las ostras, abiertas delante de tí y acompañadas de diversas salsas.

Mientras disfrutas de las ostras, el cocinero te prepara un Steack Tartare frente a tu mesa.
Un Albarinho hará las delicicias del buen comedor mientras disfruta de estos majares.

Las ostras, fresquísimas, están ricas, ricas…

Un Tartare de vacuno, pincantillo y delicioso.

Y, para terminar, una maravillosa tarta de Manzana.

Y un buen güisqui de 12 años. Aquí no saben preparar gintónics…

A la mañana siguiente, el desayuno del hotel lo sirven aquí también.

BRASSERIE FLO
Avenida da Liberdade 185, 1269-050 Lisboa, Portugal
PRECIO: 50,-€
PUNTUACIÓN: 8/10




CERVEJARIA RAMIRO, la mejor marisquería de Lisboa.

Lisboa, qué duda cabe, tiene un encanto especial. Sus calles empinadas, sus casas viejas que parece que se van a caer en cualquier momento, el bullicio de sus barrios Alto, Chiado o Graça…y esa amabilidad que caracteriza a los portugueses, hacen de ella un destino ideal para disfrutar de unos dias de descanso.

Pero cuando te pilla trabajando tienes poco tiempo para disfrutar de esta preciosa ciudad y debes ir a lo seguro. CERVEJARIA RAMIRO no te defraudará.

Los mariscos siempre frescos, vivos de hecho, puedes tomarlos a un precio mas que razonable con un servicio muy atento. Es difícil encontrar un hueco…yo tuve suerte.
Me presentaron a este ejemplar de Bogavante y lo mandé a la plancha de inmediato.

Y,mientras tanto, fuí deleitándome con estos percebes…

y una Cigala XL que también fué directa a la plancha.

Un minuto antes estaba saltando en la vitrina la muy bribona.

Finalmente llegó mi amigo del que dí buena cuenta. Impresionante es poco.

Para acabar, y antes de tomar el avión de vuelta a casa, me fui a ver el atardecer bajo el puente 25 de Abril, en las Bocas de Santo Amaro, y disfruté del momento con un sencillo gintónic.
CERVEJARIA RAMIRO
Almirante Reis, 1, Lisboa
PRECIO: 80,-
PUNTUACIÓN: 9/10

SOLAR DO KADETE, en la zona de Baixa-Chiado de Lisboa, popular restaurante típico.

En Lisboa existen infinidad de restaurantes donde poder comer realmente bien. Uno de ellos muy bien situado justo al lado de la estación de metro Cais do sodré en la Avd. da Rivera Das Naus es el Solar do Kadete.

Se trata de un local donde propios y extraños paran a comer. Los turistas porque se lo encuentran en su caminar por Lisboa justo a la hora de comer y los lisboetas, porque quizá les pille cerca de su puesto de trabajo. El caso es que el personal atiende con gran amabilidad y el género es de primera calidad, consiguiendo, en cualquier caso, que disfrutes de una buena comida típica a un precio realmete razonable. Lo que nos impulsó a para aquí fué, sin duda, la barbacoa y las mesas en la calle, y el aroma a sardinitas a la brasa que todo lo inundaba.

Aquí tuvimos la oportunidad de probar el Bacalao Cocido con Garbanzos, tan afamado en Portugal, y también una riquísimas Almejas en Salsa Verde, que estaban de rechupete. Los postres típicos propiciaron un final apoteósico que invitó al paseo posterior por las calles del centro histórico de
Lisboa.

SOLAR DO KADETE
Avda. Rua das Naus, Lisboa
Precio: 30,-€
Puntuación: 7/10