MESON MARINERO, en Castro Urdiales

Ya en la época romana, Plinio el Viejo habla en su Historia Natural de la existencia del Portus Amanus o puerto de los Amanos, que forman parte de los Autrigones y del Castrum Vardulies o castro de los várdulos. Este establecimiento indígena estaba poblado por un grupo tribal pre-romano, los sámanos, de donde surge el nombre del valle de Sámano y el río. Se piensa que este pueblo poseía un nivel cultural alto como lo demuestra la escultura de bronce de 14 cm de altura llamada “Neptuno Cántabro”, que posiblemente representó a una divinidad indígena que sostiene un delfín en una mano y en la otra posiblemente un tridente. Este grupo se dedicaba a la pesca, agricultura y ganadería, ya que el territorio era favorable para estas prácticas. Se han encontrado varios restos de cerámicas de bronce, de hierro y restos de trigo, conchas y excrementos.
La actividad principal de Castro Urdiales en la Edad Media era principalmente marítima. Desde la construcción naval en los astilleros de Sámano, en el río Brazomar, hasta la participación en la Reconquista aportando naves y hombres a la marina de Castilla, pasando por la pesca, la caza de ballenas y el comercio marítimo.
Castro soy y Castro he sido Asiento en firme Montaña Y a la Corona de España Con lealtad siempre he servido Armas, Escudo y Señal Castillo, Puente y Santa Ana Naos, Ballena y mar llana Son de Castro la Leal
Hoy en día es una villa turística y residencial. A principios del 2007 Castro Urdiales contaba con una población censada de 29.660 habitantes, superando la cifra de los 30.000 a lo largo del mismo año.[9] Castro Urdiales es el tercer municipio con más población de Cantabria (superando a Camargo) y el noveno en superficie (ver lista). Las cifras de población hacen referencia a la población de derecho por lo que cabe destacar, que en verano el municipio ve incrementado su población en una gran cuantía, superando con creces su población de hecho durante dicha época.
El MESÓN MARINERO es, sin duda, un buen ejemplo de buen hacer en la cocina tradicional Cántabra. Gracias a mi a mmigo Pepe Sanchís, que siempre me aconseja bien, pude disfrutar de tan fantásticos manjares.

Se trata de un local clásico, ubicado en pleno puerto perquero de la ciudad, mu cerca de la Iglesia de Santa Maria del mar, que vale la pena visitar.

Me dejé aconsejar, como siempre. La amable camarera de apariencia extrangera, me aconsejó probar las Alemjas a ala Marinera, acompañadas de un buen vinito blaco de Rueda.

El tamaño de las almejas, frescas y sabrosas resultó satisfactorio.

Después pasamos a la Marmita de Bonito, suerte de guiso con patatas y bonito freco que result impresionante.
Grandes trozos de Bonito del norte con sus patatinas, cocido a fuego lento. Una maravilla, muy nutritivo y adecuado, ya que el tiempo era fresco, a pesar de ser medidados de junio.

Seguramente cualquier otro plato de pescado hubiera sido perfecto, dado el surtido que había en la entrada de la cocina.
MESON MARINERO
Puerto de Castro Urdiales, frente al ayuntamiento
Precio: 40,-€
Puntuación: 7/10