L´ESBARDAL, frente a la lonja de Moraira, pescadito fresco.

Moraira es un tranquilo municipio de la Costa Blanca con una importante red de servicios turísticos activa durante todo el año. La orientación de la costa y la posición de las montañas de su entorno permiten un microclima que garantiza una temperatura media anual de 18 grados. Moraira es un antiguo enclave de pescadores y puerto de embarque de uvas pasas producidas en el municipio. Gracias al turismo ha devenido una pujante zona comercial dotada con toda clase de servicios para los miles de visitantes que eligen esta zona para disfrutar de sus jornadas de descanso. Todo el núcleo, en general, es un moderno y magnífico escaparate comercial capaz de satisfacer cualquier exigencia. Su encanto reside en haber crecido de forma espectacular sin dejar de lado su especial sabor a típico puerto pesquero. Prueba de ello es la subasta de pescado que se celebra de martes a domingo en la Lonja.

Los 8 km de costa con que cuenta ofrecen al visitante posibilidades de bañarse en playas de arena fina, de rocas; en calas o en playas abiertas; todas ellas con calidades que las han hecho acreedoras de la Bandera Azul de la Comunidad Europea. Haciendo un recorrido por la costa nos encontramos con La Cala, pequeña playa rocosa de aguas transparentes, poco frecuentada debido a su difícil acceso (por mar o andando por el barranco). En barco podemos dar la vuelta al Cabo (Cap d´Or), hasta encontrar la Playa del Portet, pequeña ensenada en forma de concha recogida y de aguas cristalinas que se convierte en un magnífico escenario para tomar un baño tranquilo. Cuenta con servicios de restauración, lavapiés, aparcamiento y Cruz Roja. Desde allí mismo podemos iniciar la subida a la torre-vigía del Cap d´Or.

En Moraira, paseando por la calle Dr. Calatayud, llegamos hasta la Iglesia parroquial de la “Mare de Déu dels Desamparats”. construida entre 1875 y 1878 fue reformada en varias ocasiones, siendo la más reciente en 1989. Continuando hasta la calle Almacenes, empieza la parte más antigua y pintoresca para seguir por las calles Playas y Mar desde donde desembocamos al “margenot”, antiguo muro de contención que protegía las viviendas de los pescadores los días de mala mar y que dominaba una pequeña playa hoy desaparecida por la construcción del Club Náutico. Podemos observar esa necesidad de protección todavía en algunas fachadas donde las ventanas se encuentran a una altura inusual. Nos dirigimos por la placeta la sort hacia la Ermita de la “Mare de Déu del Carme”, situada frente al Castillo. El antecedente de esa ermita fue una capilla ubicada posiblemente en el interior del mismo.

En Moraira los agricultores y pescadores siguieron durante generaciones una dieta de calendario, por ello, cada época, festejo o estación estaba supeditado a un evento culinario distinto. El visitante encontrará una riqueza gastronómica que le hará recordar el lugar. Un arroz meloso de pulpo, un “arroz de senyoret”, una cazuela de arroz al horno o un arroz a banda, tienen sin duda algo que sabe a tradición. Moraira, como parte de la Marina Alta, goza de una gastronomía sin igual dentro de la Comunidad Valenciana debido a que recibe influencias tanto del mar como de la montaña. Por ello, además de las innumerables recetas de arroces, ofrece un sinfín de pescados, mariscos y guisos y un gran número de recetas cuya base puede ser la carne, la caza y los productos del campo. El Putxero de Polp, les coques amb tomaca, son platos típicos de esta tierra.

Un lugar apropiado para probar la gastronomía de la comarmar es, sin duda, L´Esbardal. Un restaurante situado justo en frente de la lonja del pescado, en el mismo puerto, y donde encontramos los mas frescos pescados del día, perfectamente preparados y en su justo precio.

Esta vez, mi amigo Fernando y yo degustamos una Ensalada Fresca para empezar y abrir el apetito, que ya esta bastante abierto, de hecho…

El Pulpo Asado resultó una muy grata sorpresa. Pescado esa misma mañana no podía ser mas fresco y la preparación y presentación perfectas no superaron su sabor, exquisito.
Las SArinas a la Plancha del Mediterráneo, no se pueden comparar con las del Cantábrico en tamaño, pero si en sabor. Estas estaban perfectas!

Despues, un paseito por el pueblo para rebajar la comida y un buen Gin tónic en cualquiera de los innumerables locales de Moraira. Seguro que no te defrauda.
L´ESBARDAL
C/ Mar, 13, Moraira
PRECIO: 25,-€
PUNTUACIÓN: 8/10