LA PASCUALA, mítico almuerzo valenciano.

Hay ciertas cosas que un viajero no debe de dejar de hacer cuando visita la ciudad de Valencia. Esas cosas típicas que todo valenciano ama desde lo mas profundo, que están grabadas a fuego en sus genes, como son la pasión por la pólvora, el amor por su tierra y la costumbre de “esmorsar a mig matí”, costumbre heredada de los agricultores que se levantaban muy temprano para trabajar la huerta y paraban a almorzar cuando otros desayunaban…
Las mascletás son el mas claro exponente de esa pasión por el ruido, el fuego y la luz.

Recorrer las calles y plazas del centro es también un buen ejercicio para comprender la historia de esta ciudad, fundada en 138 a.c. y que tiene un recorrido asombroso, habiendo sido dominada por casi todos los pueblos imaginables, lo que confiere a sus habitantes un carácter muy singular.
Pero lo que nos ocupa el el buen yantar. Y nada como un buen “esmorsaet” en La Pascuala, para dar fe de esta maravillosa costumbre.
Llegamos al local, sito muy cerca de la playa de La Malvarrosa, donde, desde 1921, acuden los estibadores del puerto a reponer fuerzas. Actualmente puedes encontrar todo tipo de público en esta pequeña tasca, donde todavía funciona la antigua cámara frigorífica de obra que divide las dos salas de que se compone, justo delante de la barra.
Lo típico es pedirse un bocata. Este es un Pascuala. Bueno medio…porque el bocata está confeccionado con una barra de pan de 1/4kg y relleno del mejor producto cocinado de manera magistral siempre. El “Pascuala” es de Lomo a la Plancha, Panceta Ahumada, Cebolla Caramelizada y Queso; pero puedes pedirte una de Carne de Caballo, de Tortilla de Patatas, hamburguesa XL (siempre dentro de una barra de pan recién horneado, crujiente y esponjoso).
Para terminar, un buen “Cremaet”, donde el ron se quema con granos de café y azúcar mientras el café sale de la máquina de expreso.
LA PASCUALA
Eugenia Viñes, 177, Valencia
PRECIO: 6,-€
PUNTUACIÓN: 9/10

LA PESETEA, un clásico ecléptico en el grao de Valencia.

Muy cerca del puerto de Valencia, en los poblados marítimos de la capital del Túria, encontramos una taberna muy especial. La verdad es que casi todas las de la zona lo son. Pero ésta es algo distinta. Por su atmósfera desenfadada, por su fabulosa barra de tapas, por sus impresionantes albóndigas y por su maravilloso personal, que ter hace sentir como en casa desde el primer momento.
La pandilla de siempre nos reunimos de vez en cuando
. Esta vez decidimos hacernos un Arros al Forn como mandan los cánones y qué mejor sitio que La Peseta. Si lo pides de encargo, te lo cocinan dentro de una calabaza. Pero esta vez no caímos en la cuenta y nos lo hicieron en cazuela de barro.

El Arroz al Horno es, probablemente, el arroz mas querido por los valencianos. Mas que la paella que, por otro lado, de tanta fama ha sido ultrajada de manera solemne por las cocinas de todas partes, añadiéndole ingredientes increíbles como el chorizo o los garbanzos,

El Arroz al Horno es uno de esos “arrossos pasetjats” o arroces paseados. Esto es porque, antiguamente, las amas de casa paseaban sus cazuelas de barro hasta el horno de pan mas cercano, para cocer este rico manjar con el caldo del puchero que les sobró del día anterior. Solía ocurrir los lunes, ya que el domingo, salvo fiesta mayor -y entonces se hacía paella- se comía puchero ( típico cocido valenciano)

El equipo no puede ser mas amable y atento. Ponen todo su cariño en la cocina y en la sala y eso se nota.

Esther se encarga de la sala.
Entre otras maravillas, las albóndigas de carne tienen merecida fama.
Esther nos despide en la terraza frente al mercado del Grao, tras unos gintónics a la fresca.
LA PESETA
Santísimo Cristo del Grao, 16, Valencia
PRECIO: 20,-€
PUNTUACIÓN: 8/10

EL BARET DE MIQUEL, el bar que todos quisiéramos tener cerca de casa.

Cuando Miquel Ruiz decidió emprender esta aventura familiar, no se imaginaba la repercusión culinaria que iba a tener. Estoy Seguro. Aunque después de su larga trayectoria y la mochila llena de estrellas Michelin, no era de extrañar.
Y montaron un bar.
 Ese bar que todos quisiéramos tener debajo de casa, con una cocina creativa y de producto. Con un servicio inmejorable, amable, atento y profesional. 

La seleccionada carta de vinos cambia a menudo, así que está escrita a boli.

Para empezar, un Biscuit de Membrillo y foie nos dala entrada al resto de sorpresas.

Andrés Ruiz nos aconseja probar esta maravilla del terreno. Un bobal magnífico que vale la pena conocer.

La Espuma de Ceviche con Erizos es una verdadera locura. Empezamos a entender porque tiene reservas para mas de 3 meses…Ningún fin de semana hasta dentro de 7 meses…

Los Figatells de Sepia. Una radical transformación del tradicional plato de La Marina, cien por cien sepia.

Insuperables los Buñuelos de Bacalao.

La decoración de las mesas es increíblemente original e irrepetible.

Caballa con Alcachofas, un plato fresco y muy sabroso.

Las Mollejas son un vicio para mí. Este plato no os lo debéis perder.

Para finalizar, Miquel nos saca este fantástico Pastel de Cordero, lleno de sabor y contundencia.

Y, de postre, esta combinación de Chocolates con Galletas María, donde todo se ve y se nota.

Miquel disfruta en la cocina mientras el resto de la familia se encarga de la sala.

Después de disfrutar de la cocina de Miquel Ruiz, mi amigo Juan Gallá Sastre -de Cuina Valenciana– y yo, continuamos gozando con una distendida conversación con el gran maestro.

Un bar que hay que conocer.
EL BARET DE MIQUEL
Historiador Palau, 1, Denia
PRECIO: 35,-€
PUNTUACIÓN: 10/10