Rekondo, la mejor bodega, en San Sebastian.

San Sebastián, la ciudad que nunca falla culinariamente hablando, ofrece al visitante tal número de posibilidades que podríamos estar eternamente viajando a Donostia sin repetir establecimiento y sin quedar defraudados jamás.
Esta vez, aprovechado que mi hotel estaba al lado y llegué justo a la hora de comer, me dejé caer en Rekondo.
Bendita mi suerte!!
Cuando vi la carta de vinos casi me pongo a llorar. Estaban todos.
Mientras releía el libraco de los caldos, me proporcionaron energías con una suculenta croqueta que estaba realmente rica.
Pedí, a sugerencia de mi camarera, un Salmorejo que era una obra de arte y sabía a gloria. Perfecto para el verano. Aunque aquí el verano sea pasado por agua, casi siempre…
Finalmente, Lourdes me propuso un vino blanco de los Rothschild de origen chileno que me encantó, tanto por el sabor como por el precio.
Decidí que debía probar las Kokotxas que son mi debilidad, y acerté.
Y para acabar el vino, qué mejor que una magnífica tabla de quesos cuidadosamente seleccionados?
nN buen café y unas tejas, para terminar…
…y visita guiada por las famosas bodegas del Rekondo donde, según me explicó Lourdes, su padre viene coleccionando añadas desde hace muchísimos años, excavando en la roca la bodega que, hoy en día, es una de las cinco mejores del mundo.
Desde luego, motivos tiene para presumir. Casi cualquier caldo que busques, lo encuentras aquí.
Enhorabuena!
REKONDO
Paseo de Igeldo, San Sebastián.
PRECIO: 100,-
PUNTUACIÓN: 8/10