4 Gats, en el centro de Barcelona

Pasear por el barrio gótico de Barcelona produce una extraña sensación: mientras que las principales calles están abarrotadas de gente comerciós y turistas, la vías secundarías se encuentran muy vacías, trnasmitiendo al paseante una sensación de abandono y soledad extremas.

De pronto, el Museo Picaso y su interminable cola de visitantes rompe el silencio y la monotonía.

Después, seguimos nuestro paseo, contemplando la arquitectura modernista de los confines del barrio.

Hasta llegar al 4 GATS, un local modernista donde el ambiente de principios del siglo XX se respira por doquier.

El más minimo detalle refleja el mas puro estilo barcelonés.

La clásica barra nos invita a pedir una cervecita, mientras esperamos paso al comedor interior.

Nos sorprende un menú económico con platos tan elaborados.

Las lentejas con pato y boletus, de escándalo.

Emperador rebozado con pisto, fantástico.

Y, de postre, ensalada de melón a la menta, refrescante y delicioso.

Después, se me ocurrió pedir un gintónic -cómo no- y me sorprendieron con una coreografía muy interesante.
Insitieron en prepararme el Gin Tónic de la casa, a base de Gin Mare y Schweppes, con romero (ahumado) y limón. Realmente fantástico.

Después de mi gintónic, la mayoría de las mesas demandaron el suyo. Una buena estrategia de marketing.
4 GATS
C/MONTSIÓ, 3, BARCELONA
PRECIO: 15,-€
PUNTIACIÓN:8/10