MARISCAL, en pleno centro de Sevilla, tapas con clase.

Como ya he dicho en alguna ocasión, es complicado encontrar en Sevilla un sitio donde den bien de comer. Todo son locales destinados a los guiris, a base de jamoncito, paescaito y chuminás…

Pero tanto insitir, al final vamos encontrando sitios que merecen mención. como elte restaurante llamado MARISCAL, en pleno centro, muy cerca de la plaza nueva, donde un personal muy atento nos ofreció una cena memorable.

Tambien es verdad que la compañía hace milagros y, esta vez no estaba solo. Mi amiga Ana y Juan Carlos me acompañaron el la dura tarea de cenar en Sevilla…

Para empezar, y aprovechado que habia un atún enorme en la cocina, Carpacio de Atún Rojo.
Unas Costillas braseadas, comidas con las manos, son una verdadera delicia…

Y esas patatitas buenísimas.

Seguimos con un Pulpo al Carbón, que sirven sobre puré de patata morada y con una pieza de carbón ardiente que no se debe tocar, porque está ardiente…

Luego un fabuloso Tataki de Atún

Y también Shashimi, para probar diferentes formatos.

Un buen pedazo de Presa Ibérica a la plancha para los que gustan de la carne mas que del pescado.

Y unas Torrijas de postre.

Cómo no, un buen GT siempre ayuda luego a hacer la digestión.

MARISCAL

Calle Albareda, 22, Sevilla
PRECIO: 30,-€
PUNTUACIÓN: 7/10