PETRITEGI, la sidrería tradicional vasca para todo el año.

Todos conocéis mi querencia por la gastronomía vasca. Creo que, sin duda, saben disfrutar con especial regocijo del arte del buen comer. Sobretodo la gastronomía tradicional. Esa que puedes degustar en cualquier casa de manos de cocineros aficionados, amas de casa o cocineros empedernidos. Además, tienen a los mejores creadores de nuevas recetas del país. Lo tienen todo.
En esta ocasión, fiel a mi amor por la cocina tradicional, me acerqué a Petritegi. Una de las pocas sidrerías que abren todo el año y que hacen gala de un menú tradicional que pueden disfrutar cualquier día propios y extraños.
Empezamos con el tradicional paseillo por las barricas de sidra, para ir abriendo boca y poniendo el cuerpo a tono, para lo que tiene que venir.
Como aperitivo, unas chistorras.
Una riquísima tortilla de bacalao para seguir alimentando cuerpo y alma.
Seguimos con el Bacalao Frito, con cebolla y pimientos.
Y la inevitable Chuleta de Vaca Vieja, que alimenta todos los sentidos.
Contínuos paseos hacia las barricas para aplacar la sed, platicando en las colas con los demás comensales de nacionalidades diversas resultan de lo mas divertidos, entre palto y plato.
Y, para acabar, el postre típico, consistente en Queso, membrillo, Tejas y Nueces. Nada de chorradas.
PETRITEGI
Petritegi Bidea, Hernani. Guipúzcoa.
PRECIO: 25,-€
PUNTUACIÓN: 7/10

Zelaia

Anochece en Donostia y es hora de pensar dónde cenamos. Esta es la ciudad donde siempre tengo verdaderos problemas para decidirme porque aquí se come bien en todas partes.
Esta vez el camino – y mi amigo Joseba- me traen a cenar a una auténtica sidrería vasca. De hecho, está considerada como una de las 10 mejores de España internacionalmente.
Zelaia es una sidrería puramente tradicional donde hay que llamar para reservar y donde se sirve el típico menú de sidrería sin opción alguna. antiguamente sólo se servia sidra y las viandas se las traía cada uno, si es que quería comer algo.
Aquí se come de pié.
 Muchas veces compartiendo mesa con otros que están igual de encantados que tu de estar disfrutando tanto.
Una primera visita a las barricas de roble nos da una idea de lo que nos espera. Inmensas salas repletas de enormes barricas de roble llenas de sidra recién hecha, de la última cosecha. Aqui ya nos tomamos un par de zuritos…
Al entrar a la sala, ya tenemos preparada la Tortilla de Bacalao. Esponjosa, jugosa y en su punto de sal, sabe a gloria tras los primeros vasos de sidra.
De guarnición, Pimientos y Cebolla.
Y no podía faltar la chistorra, con su pan para untar…
Mientras, y antes de otros dos vasitos de sidra que iremos a buscar a las barricas, hacemos una visita al asador, donde se está preparando nuestra chuleta.
Nos atiende Jaione, hija del Sr. Zelaia. Aquí todo es tradición y, por supuesto, todo queda en la familia. En Zelaia trabaja toda la familia: Sr. y Sra. Zelaia y sus tres hijas. Encantadores todos, por cierto.
Una vez lista la Chuleta, damos buena cuenta de ella. Cómo no!
Fué un verdadero placer conocer personalmente a Antonio Zelaia. Un maestro sidrero apasionado de su arte y que lo sabe todo de la sidra y la manzana. Ver ese brillo en sus ojos cuando me explicaba su oficio me impresionó. Así da gusto. Y esa pasión se refleja en cada rincón de la sidrería y me encanta ver que sus hijas la siguen con devoción.

Como postre, queso Ildiazabal con Membrillo y unas nueces. Todo muy típico.
Ah! Y unas tejas!
Si vais por Donosti, no dejéis de ir!
ZELAIA SAGARDOTEGIA
Martindegui, 29, Hernani.
PRECIO: 40,-€
PUNTUACIÓN: 9/10