LA CHALÁ, cocina actual con productos de siempre, en Sevilla.

Sevilla tiene un color , un olor y un sabor especiales…
Todo viajero que se precie debe pasear por el casco antiguo hasta perderse, visitar la Catedral, la Encarnación, el Puente de Triana, etc…
  
Pero cuando te canses de ver iglesias y calles estrechas, abarrotadas de gente un con un pavimento intransitable…y llegue la hora de comer, no solo de Pescaito Frito vive el hombre.
Para eso están los nuevos emprendedores hosteleros de la zona, reinventando la tan manida cocina típica, para proporcionarnos una opción mas moderna, sabrosa y sana, con productos locales.
Hemos decidido volver a La Chalá, donde ya habíamos comido antes.
En un rinconcillo de la Calle Alfonso XII, en una placita donde habilitan una fantástica terraza, lo mismo te puedes tomar una cervecita fresca, que comer como un rey.
Empezamos con su Sardinillas Ahumadas sobre Cebollita Caramelizada, una delicia sobre una tosta crujiente.
Luego lo que ellos llaman Mojama, que a mi me pareció mas un  Sashimi de Atún Ahumado, pero, en cualquier caso, calidad, sabor y textura garantizados.
Pluma de Secreto ibérico a la brasa, contundente y abundante plato para coger energías.
Arroz de Cortijo, entre meloso y Crujiente, es una delicia de mezclas de sabores del campo.

La Tarta de Queso, final dulce y goloso.
LA CHALÁ
Plaza Puerta Real, 6, Sevilla
PRECIO:25
PUNTUACIÓN: 8/10

MARISCAL, en pleno centro de Sevilla, tapas con clase.

Como ya he dicho en alguna ocasión, es complicado encontrar en Sevilla un sitio donde den bien de comer. Todo son locales destinados a los guiris, a base de jamoncito, paescaito y chuminás…

Pero tanto insitir, al final vamos encontrando sitios que merecen mención. como elte restaurante llamado MARISCAL, en pleno centro, muy cerca de la plaza nueva, donde un personal muy atento nos ofreció una cena memorable.

Tambien es verdad que la compañía hace milagros y, esta vez no estaba solo. Mi amiga Ana y Juan Carlos me acompañaron el la dura tarea de cenar en Sevilla…

Para empezar, y aprovechado que habia un atún enorme en la cocina, Carpacio de Atún Rojo.
Unas Costillas braseadas, comidas con las manos, son una verdadera delicia…

Y esas patatitas buenísimas.

Seguimos con un Pulpo al Carbón, que sirven sobre puré de patata morada y con una pieza de carbón ardiente que no se debe tocar, porque está ardiente…

Luego un fabuloso Tataki de Atún

Y también Shashimi, para probar diferentes formatos.

Un buen pedazo de Presa Ibérica a la plancha para los que gustan de la carne mas que del pescado.

Y unas Torrijas de postre.

Cómo no, un buen GT siempre ayuda luego a hacer la digestión.

MARISCAL

Calle Albareda, 22, Sevilla
PRECIO: 30,-€
PUNTUACIÓN: 7/10

GASTROMIUM, un gran descubrimiento en Sevilla!

Sevilla cuenta con 703.021 habitantes (INE, 1 de enero 2011),[4] siendo la cuarta ciudad de España por población después de Madrid, Barcelona y Valencia, y la 31.ª de la Unión Europea. El municipio tiene una extensión de 140,8 km2.[5] El área metropolitana de Sevilla está compuesta por 46 municipios e incluye a una población de 1 519 639 habitantes (INE, 2011), ocupando una superficie de 4 900 km2.[6]

Su casco antiguo es el más extenso de España y uno de los tres más grandes de toda Europa junto a los de Venecia y Génova, con 3,94 kilómetros cuadrados, siendo su casco histórico uno de los más grandes de España[7] (nótese la diferencia entre casco antiguo, que sólo incluye la zona histórica anterior a la Revolución Industrial, y casco histórico, que abarca estadios posteriores). Su patrimonio histórico y monumental y sus diversos espacios escénicos y culturales la convierten en una ciudad receptora de turismo nacional e internacional. Entre sus monumentos más representativos se encuentran la Catedral; que incluye la Giralda, el Alcázar, el Archivo de Indias y la Torre del Oro, siendo los tres primeros declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco de forma conjunta en 1987.

Con la celebración de la Exposición Iberoamericana de 1929, la ciudad experimentó un gran desarrollo urbanístico marcado por la edificación de parques y edificios proyectados para dicho evento, como el Parque de María Luisa o la plaza de España. La Exposición Universal de 1992 dejó como legado en la ciudad una importante mejora de la infraestructura, principalmente en las comunicaciones terrestres y aeronáuticas, especialmente con el acceso ferroviario del AVE a la estación de Santa Justa. Asimismo, el área de la Expo de 1992 se adaptó como sede del Parque Tecnológico Cartuja 93, sedes de la Universidad de Sevilla y el parque temático y de ocio Isla Mágica.

Sin embargo, y pese a la importancia de esta ciudad, es difícil, según mi experiencia encontrar un sitio donde comer realmente bien (como a mi me gusta).

Pero en mi último viaje al Sur tuve la gran suerte de toparme con este restaurante: GASTROMIUM.

Todo un descubrimiento, muy cerca de mi hotel habitual en la ciudad andaluza. Con decoración minimalista, con mucha luz y espacio, los camareros resultan ser magníficos consejeros.

La carta, como veis, resulta realmente sencilla e invita a probarlo todo.

Miestras espero, me traen de aperitivo unas Patatas Aliñás, con Huevo.

Después, la Lasaña Fría de Boquerones: un espectáculo!!!

Tomate, patata, pimiento y boquerones entre capas de pasta fresca y fria, bajo una capita de salsa Romescu. Realmente deliciosa!

Para luego seguir con un Ajoblanco con granizado de frutos rojos…

Con cebollino.

La Hamburguesa de Novillo con Cheddar, pequeñita pero contundente. Llena de sabor, un placer para los sentidos…

Y de postre: Leche con Galletas. Una copa llena de galleta en polvo, helado de crema de chocolate y espuma de Leche con Galletas. Un delirio para los muy golosos.

Es Sevilla todos sabemos cómo aprieta el calor, así que no me dió tiempo a fotografiar el GT con líquido dentro…

GASTROMIUM
Ramón Garande, 12, Sevilla
PRECIO: 20,-€
PUNTUACION: 9/10