daVid, cocina tradicionalmente innovadora, en Vigo

En vigo, la oferta gastronómica es interminable. La facilidad de conseguir materias primas de altísima calidad, tando del mar como de la tierra, otorga cierta ventaja a los restauradores gallegos.

 
Tras una larga jornada de visitas comerciales y tras zamparnos unos cuantos cientos de kilómetros, mi compañero jaiem y yo decidimos repostar en el daVid.

 
El local, amplio y bien decorado, con fotografías del maestro Carlos Rodriguez, ofrece una carta exquisita y una carta de vinos y licores casi infinita…

 
Los platos preparados y presentados en el momento, tienen una apariencia magnífica y saben mejor…

 
Dejarnos aconsejar por David Rodriguez fué, sin duda, la mejor elección. Este Viña Mein resultó un vino prefecto que marido muy bien con la selección que nos ofreció el cheff.

 
Para finalizar, este Risotto puso el colofón a una cena magnífica.
 
 
 
Restaurante DaVid
Urzaiz, 72, Bajos, Vigo
Precio: 30,-€
PUNTUACION: 8/10
 
 
 
 

 

EPELETA, en Lerkundi, Navarra: paraiso de la chuleta.

Cuando vi a Imanol Arias y Juan Echanove meterse un chuletón del Epeleta en su programa “Un país para comérselo” decidí inmediatamente que en mi próximo viaje a Navarra haría un hueco para visitar el local.
Después de un viaje de casi 600km y una reunión de trabajo en Pamplona, llegué con cierta hambre al ASADOR EPELETA, donde me recibió una amable camarera y me dijo: “Siéntate donde quieras”. Tengo que decir que, cuando llamé para reservar, dos semanas antes, me cogió el teléfono Laura, la mesonera, y me dijo: “ven con hambre!”
El restaurante está sito en un pueblo de Navarra, a 33 km de Pamplona, camino de Donostia por la autopista. Fácil y cómodo de llegar. La casona, preciosa, invita a imaginar lo que te espera.
Pedí, simplemente,  una ensalada y una chuleta.
Lechuga fresca y cebolla aliñadas en su punto hicieron de aperitivo mientras esperaba mi chuleta a la brasa.
Al poco, me trajeron mi preciado manjar sobre una fuente caliente, ya cortada y sin hueso, lo cual me sorprendió. 
La carne estaba exactamente en el punto perfecto. Tierna por dentro, no muy hecha, y tostadita por fuera con su sal gorda realzando la brasa.
Para acompañar pedí un Emilio Moro que cumplió sobradamente su papel, como era de esperar. No pude con la botella. Era cuestión de compartirla…
Para ayudar a terminar el buen caldo que tenia sobre la mesa, pedí un plato de queso del terreno -de postre- que me sirvieron acompañado de dulce de membrillo.
Un buen café y a la marcha.
Todo perfecto.
Ahora a proseguir viaje a San Sebastián…
ASADOR EPELETA
Lerkundi, Navarra.
Precio: 100,-€
PUNTUACIÓN: 7/10

MALACATIN, sin duda, el mejor cocido de Madrid.

Madrid tiene fama por muchas cosas. Como capital de España goza de todas las ventajas propias de una capital, entre ellas las de contar un un número casi infinito de posibilidades para poder disfrutar de una buena comida.
No en vano, dicen por ahí, que el mejor marisco de España se encuentra en Madrid, a pesar de no tener costa. Pero, en cualquier caso, a  mi me gusta disfrutar de lo auténtico y genuino en cada lugar a donde me llevan mis viajes y ¿qué más genuino en Madrid que un buen Cocido Madrileño?
El cocido, como la paella, la encontramos en todos los rincones de España. En cada sitio le dan su toque particular y en casi todas partes suele estar riquísimo. Pero es indudable que donde debemos comernos el mejor cocido es en Madrid, igual que la mejor Paella se come sin duda en Valencia o la mejor Fabada en Asturias…
Para mi, el mejor cocido de Madrid (y del mundo) lo sirven en el restaurante Malacatin. Situado en el barrio de La Latina, justo al lado de la plaza del cascorro, donde ponen los domingos el rastro, encontramos este resturante con solera y buen hacer donde Toni, Sonia y demás componentes de la plantilla te atenderán con simpatía y profesionalidad y te llenarán la mesa de fabulosas fuentes de garbanzos, carne, embutido, verduras…producto de muchas horas de coción a fuego lento.
Te colocan un pechito para no mancharte y a comer. Lo primero que te sacan es la sopa. Esa sopa increiblemente densa, ligera y sabrosa de la que no puedes evitar repetir varias veces. Después los garbanzos en cantidad, tan tiernos y jugosos que no puedes parar de comer…mas tarde las carnes, las verduras, los embutidos…llega un momento que que no cabe un alfiler en la mesa, llena de fuentes a rebosar de los exquisitos componentes del cocido madrileño mas genuino.
Existe la leyeda de que, si te lo comes todo, no pagas…pero es misión imposible. Yo  lo he intentado. Y mi amigo Manolo, también.
Tienen una selección de postres estupenda, entre la que destaco la tarta de chocolate. el café es de puchero y después un buen Gin tonic, de la bien surtida  bodega de ginebras y tónicas de la que hace gala Toni.
RESTURANTE MALACATIN
Calle Ruda, 5, Madrid
Precio: 30,- €
Puntuación: 8/10




PICHORRADICAS (Casa Ignacio), en el centro histórico de Tudela, Navarra

Camino de Ejea de los Caballeros, paré en Tudela para comer. Me sorprendió una ciudad llena de vida y con un centro hitórico realmente interesante.

Conseguí aparcar en el mismo centro y me puese a recorrer sus callejuelas llenas de historia hasta que me topé con el Hostal Restaurante Casa Ignacio (Pichorradicas). El camarero, de Cádiz, me aconsejó sabiamente..me vió venir.

Hizo alarde de las famosas verduras de Tudela y no pude resistirme a pedir sus sugerencias: Alcachofas con Panceta y Ajos, Puerricos con Verduritas Gratinadas y Queso Idiazabal y, para rematar, el Patorrillo, especialidad de la casa.

El Patorrillo es una suerte de guiso donde se combinan manitas de cordero, sustripas y su sangre de forma magistral….Aparentemente da un poco de miedo al verlo, pero cuando lo pruebas, no puedes resistir terminarte el plato, rebañando el fondo con ese buen pan casero que acompañó la comida.

Todo remojadito con un Ochoa Crianza de 2007 (tempranillo) y rematado con una Cuajada del Baztan con Sabor a Requemao. Para acabar, un buen London con tónica y todo arreglado.

El camino a Ejea fué de los mas tranquilito…

PICHIRRADICAS
Dirección: Cortadores, 11, Tudela
Precio: 50,-€
Puntuación: 7/10

O PEIRAO, un lugar donde disfrutar con los cinco sentidos, en Combarro, Pontevedra

   En la ría de Pontevedra, a muy pocos kilómetros de la capital de la provincia gallega del mismo nombre, se encuentra Combarro, pueblo pintoresco y marinero. Una vez llegado al puerto, mi buen amigo Jaime me sorprende adentrándose por unas callejuelas junto a la ría que nos llevan a otro tiempo…hasta llegar al O Peirao, un restaurante magníficamente situado junto al mar, con una impresionante terraza y con una cocina y servicio realmente exquisitos.

Después de degustar unas excelentes Zamburiñas, de tamaño y sabor considerable, nos aconsejan la Lubina Salvaje que cocinada al horno sobre lecho de cachelos, cebollita y pimiento resulta una verdadera delicia.

Todo ello acompañando de un buen blanco de la tierra y para finalizar un digestivo Gintonic de Fentimans con PinkLondon Gin que nos prepara el sumiller con cariño.

Si a todo esto añadimos un día magnífico con una temperatura primaveral y el entorno fantástico de las rías gallegas, entenderéis que recomiende encarecidamente este lugar que, para mi, en adelante, será de visita obligada cuando viaje a galicia.

O Peirao
Dirección: Ria do mar, 9, 36993 Combarro, Pontevedra
Precio: 50,-€
Puntuación: 9/10

Goiko-Itturri, en Astigorraga. Un lugar para gozar…



Cerca de San Sebastián, a apenas 8 km, en Atigarraga, podemos comer de maravilla en el Goiko-Itturri.

No puedo resistir acercarme por allí cada vez que visito Donostia. Se trata de un caserío típico, justo en el centro del pueblo, algo escondido, enclavado en un precioso pueblo típico Guipuzcuano. Comer allí es apuesta segura.



La amabilidad de su personal, que siempre te aconseja bien, y la rapidéz del servicio se únen a la bondad de sus platos. Gran variedad de pescados del día, verduras del terreno y carnes de máxima calidad.

Ésta vez degusté unas fantásticas Alcachofas con jamón, una Chuleta con Piquillos y una Tarta de Trufa que quitaba el sentido. La bodega no desmerece y puedes encontrar magníficos caldos, a precios razonables.

Gorri-Itturi
Dirección: Foru Enparantza, 8, 20115 Astigarraga

Puntuación: 9/10

Precio: 55,-€

Arribar, en la Marina Real Juan Carlos I, Valencia



Uno de esos sitios que te sorprende es Arribar.
Piensas que te vas a encontrar con otra cosa. La primera vez que lo visitas te das cuenta de que te estabas perdiendo los mejores arroces de la ciudad. Antes, ya te han sorprendido los entrantes y la actuación de Ángel Brandez remata la sesión; una buena comida, con buena carta de vinos, aunque algo escueta, y un rato muy agradable. Buena voz, la de Ángel.
Está situado en los alrededores del Veles i Vents, edifio insignia de la America´s Cup, con parking gratuito justo debajo. Cualquier arroz está perfecto. Depende de tu capricho. Yo he probado la Paella Valenciana (por supuesto) y el Arros amb Fesols i Naps; ambos perfectos. De entrantes puedes elegir cualquiera de los endémicos u otros de nueva factura, como las Brochetas de Langostinos – rebozadas con fideos de arroz-, exquisitas, o las autóctonas Clóchinas del Terreno, sin palabras.
En cualquier caso, saldrás con esa sonrisa en el alma que buscamos….
Arribar
Dirección: Marina Real Juan Carlos I, America´s Cup Port, Valencia
Puntuación: 8,5/10
Precio: 50,-€




Sidrería San Prudencio, a las afueras de VITORIA

Como comentaba la semana pasada, es difícil resaltar unos pocos establecimientos en la zona del Pais Vasco. Pero haciendo un esfuerzo, elegiré esta vez otro lugar en Vitoria.

Mi amigo Ander me llevó a comer a un sitio que me encantó. Tipico caserío que la ciudad casi ha engullido en su desarrollo, en San Prudencio nos encontramos como en casa.

No pude resistirme a comer una Alubias del Terreno (pintas) con todos sus sacramentos, lo cuál es suficiente para cualquier mortal. Pero ante la llegada de la Chuleta (1 kg), no tube más remedio que hacer sitio.

La verdad es que se come de lujo, sin lujos. Cocina muy tradicional, con ingredientes de la tierra y a precio razonable. Rodeado, ademas, de gente “VIP” de la ciudad.

Direccion: Calle Alto de Armentia-Armentaigana,8, Vitoria
Precio: 50,-€
Puntuación: 8/10