YEBRA, siguiendo los consejos de un taxista en Sevilla.


Los paseos por Sevilla son siempre buenas oportunidades para encontrar rincones nuevos.

El Metropol Parasol, conocido popularmente como las Setas de la Encarnación es una estructura de madera con 2 columnas de hormigón que albergan los ascensores de acceso al mirador y que está ubicada en la céntrica plaza de la Encarnación de la ciudad de Sevilla, en la comunidad autónoma de Andalucía (España). Tiene unas dimensiones de 150 x 70 metros y una altura aproximada de 26 metros, y fue el proyecto ganador del concurso abierto por el Ayuntamiento de Sevilla para llevar a cabo la rehabilitación de la plaza en la que se ubica; su diseñador fue el arquitecto berlinés Jürgen Mayer.

Las obras comenzaron el 26 de junio de 2005, con un coste estimado de 50 millones de euros, y atravesaron serias dificultades hasta 2010. Una vez solventadas y tras haber elevado el coste del proyecto hasta los 86 millones de euros, fue inaugurado el 27 de marzo de 2011, después de que su incremento económico, su aspecto y su ubicación hubiesen provocado una fuerte polémica durante su construcción.1
Debido a su estructura, que tiene forma de hongos, es conocido popularmente como las Setas de la Encarnación. Sus instalaciones albergan un mercado con locales comerciales y de restauración, una plaza de espectáculos, un mirador y el museo Antiquarium.
Seguimos paseando por la calle ferias y llegamos hasta el arco de la Macarena.

Macarena es uno de los once distritos en que está dividida a efectos administrativos la ciudad de Sevilla, capital de la comunidad autónoma deAndalucía, en España.

Está situado en el centro-norte del municipio. Limita al sur con los distritos Casco Antiguo y San Pablo-Santa Justa; al este y al norte con el distritoNorte; y al oeste con el distrito Triana. Abarca (de este a oeste) desde el río Guadalquivir hasta la Carretera de Carmona y (de norte a sur) desde la Ronda de Circunvalación de la SE-30 hasta la Ronda del Casco Antiguo.

El Arco de la Macarena era una antigua puerta de entrada a la ciudad amurallada de Sevilla.

Las murallas de Sevilla estaban prácticamente íntegras llegado el siglo XIX, a raíz de la revolución de 1868, se decidió derribar gran parte de las mismas, quedando solamente los tramos desde la Macarena hasta la puerta de Córdoba y el sector del Alcázar.
En tiempos de Julio César, se construyeron estas murallas y sus torreones, reemplazando la antigua empalizada hecha con troncos y barro existente desde la época cartaginesa. Durante el imperio de Augusto fueron ampliadas y perfeccionadas debido al crecimiento de la ciudad.
Los árabes añadieron más a la defensa de la ciudad ensanchándola, y fortalecieron ese ensanche amurallándolo bajo el dominio del sultán Alí Ibn Yusuf, quien amplió el espacio protegido por la cerca en casi dos veces su antigua superficie. Los almorávides, que eran conscientes del avance conseguido sobre los reinos cristianos del norte de España se dedicaron a reforzar sus defensas, construyendo y fortaleciendo las murallas.
 Muy cerquita de aquí, podemos encontrar el Restaurante Yebra, del que tuve noticia gracias a una amable taxista que me indicó el lugar cuando me dejó en la puerta de Jerez, al otro lado del casco antiguo.
Te adelantan unas Papas Aliñás para que vayas haciendo boca.
De la extensísima carta de Tapas, Platos o medis raciones, me sirvieron, primero, 

Corvina sobre Risotto de Foie y Boletus, con salsa de Jalapeños!!! 

Pellejillo de Atún al estilo de Isla Cristina. Increible!!! 

Rollito de Cordero rellono de Sus Mollejas con Salsa Moscatel. Un pecado!!!
y, para terminar, un Mil Hojas de Nata y Chocolate…



YEBRA
C/ Medalla Milagrosa, 4, Sevilla
Precio: 25,-€
Puntuación: 7/10